Técnicamente estaban votando por 538 electores que, de acuerdo al sistema establecido por la Constitución, se reunirán en sus respectivos estados y votarán por Presidente y Vicepresidente una vez que el total de votos populares esté completamente contado y certificado.

Estos electores se conocen colectivamente como los Colegio electoral, y sus votos serán remitidos al Presidente del Senado, quien los contará en sesión conjunta del Congreso después del nuevo año. (Aquí hay un repaso sobre eso.)

Los estadounidenses han estado refinando este proceso desde la elección de 1800, que originalmente resultó en un empate en el Colegio Electoral. La Cámara de Representantes le dio a Thomas Jefferson la presidencia y esa primera elección disputada resultó en la 12ª enmienda, que modificó el proceso del Colegio Electoral.

Más tarde, en 1824, John Quincy Adams llegó a la Casa Blanca a pesar de no ganar ni el voto popular ni la mayoría en el Colegio Electoral.

En 1876, se disputaron los resultados en varios estados del sur, y la falta de resultados claros del Colegio Electoral llevó a un acuerdo en la Cámara que le dio a Rutherford B. Hayes la presidencia a pesar de que no ganó ni el Colegio Electoral ni el voto popular. Eso finalmente engendró la Ley de Conteo Electoral de 1887, que todavía está en vigor hoy.

La línea de tiempo completa está a continuación.

READ  Melania Trump votará el día de las elecciones, dice la portavoz de la primera dama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *