Anáhuac, muy lejos de ser ciudad “Santuario”

Anáhuac, Nuevo León.─ La propuesta del Gobernador Jaime Rodríguez Calderón, de convertir al municipio de Anáhuac en una «Ciudad Santuario», fue catalogada como una «ocurrencia» por parte de políticos del PRI y del PAN.

“El Bronco” planteó a la Federación que el municipio ubicado al norte del Estado fuera un punto donde se generen miles de empleos a migrantes centroamericanos con la ayuda de empresarios de Nuevo León y Tamaulipas que estarían dispuestos a invertir en el proyecto.

Sin embargo, la estrategia de Rodríguez Calderón se anunció sin consultar previamente a Desiderio Urteaga Ortegón, alcalde priista de Anáhuac.

Esto fue confirmado por el presidente estatal del PRI, Pedro Pablo Treviño, quien rechazó el proyecto debido a la nula comunicación del Gobierno con el Alcalde, la falta de infraestructura suficiente y además que el fenómeno migratorio es algo que le compete a la Federación.

“Nosotros no estamos de acuerdo, yo he hablado con el Alcalde y él no tiene ninguna comunicación de este proyecto, necesitamos que no sea otra ocurrencia más del Gobernador de las que ya estamos acostumbrados. Anáhuac no tiene la infraestructura adecuada.

“Los factores de riesgo son muchos: podemos hablar de la seguridad, educación, vivienda, salud, agua potable y sobre todo ¿dónde vas a meter a los migrantes? No es tan sencillo y es una irresponsabilidad del Gobierno del Estado hacer un planteamiento a la ligera”, aseveró Treviño a un medio de comunicación.

Mauro Guerra, presidente estatal del PAN, indicó que un municipio con las características de Anáhuac no tiene la capacidad para ofrecer estos servicios a migrantes debido a la falta de infraestructura.

Anáhuac tiene muchas necesidades que resolver como para además agregar el problema migratorio, la inseguridad y los atentados con los elementos de seguridad pública, la ciudadanía tiene miedo de salir a las calles.

Merary Garza es una de los 18 mil habitantes de Anáhuac que todos los días es testigo de las carencias de un municipio que vive su propio problema migratorio, ya que la necesidad ha obligado a miles de personas a buscar trabajo en otros municipios como Sabinas Hidalgo o Nuevo Laredo.

“Nos parece incongruente, nuestro hospital ni siquiera tiene partos, cada vez hay menos habitantes, antes éramos 27 mil habitantes y ahora somos 18 mil. Si las personas tienen que irse de aquí ¿en qué cabeza cabe que venga más gente?

A la falta de empleo se suma las deficiencias en los servicios de salud, ya que no hay clínicas especializadas en ginecología, por lo que una mujer debe buscar otro municipio en donde nazca su bebé.

“Parece una burla porque nunca voltean a vernos y ahora que voltean es nada más para traernos más gente. No tenemos nada contra los migrantes, ellos son tan víctimas como nosotros que hemos sido un pueblo olvidado por el Gobierno», indicó Garza.

Las vías de comunicación, los servicios de salud y la falta de empleo, hace muy difícil que el municipio albergue a los migrantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.